AUTISMO, LOS SAVANT Y KIM PEEK

autismo

Aunque el término savant ya casi no se utiliza, pues se ha substituido por diversas expresiones médicas relacionadas con subtipos de autismo, sigue siendo un término que viene a describir casos de personas que, aún padeciendo retraso mental o autismo en diversos grados, poseen una especial y sobresaliente habilidad que les hace especiales. Algunos son pintores geniales, otros interpretan complejas partituras al piano a la perfección, otros son capaces de realizar divisiones detallando más de 100 decimales…

No todos los savants son autistas, muchos están relacionados con retrasos mentales de diverso tipo no relacionados con el autismo, sin embargo, los “autistas sabios”, habitualmente afectados por el síndrome de Asperger, suponen uno de los enigmas psicológicos y cognitivos más interesantes.

Como este es un blog de viajes, vámonos ahora a Estados Unidos a conocer un poco más sobre la vida de unos de estos savant, a quien su nombre Kim Peek, seguramente no nos dice nada, pero si hablamos de su alterego cinematográfico, Rain Man, todos lo reconocemos.

Kim Peek  nació en 1951 y falleció en 2009. Probablemente sea el más famoso de los savant gracias a la magistral y oscarizada interpretación de Dustin Hoffman.

Peek sorprendió al mundo entero con sus asombrosas capacidades, a pesar de su incapacidad para realizar las tareas más básicas, como abrocharse la camisa. Nació con macrocefalia, un daño permanente del cerebelo, no era autista. Su cociente intelectual era de apenas 73.

Peek recordaba el 98% de los 12.000 libros que había leído, leía dos páginas en ocho segundos (usaba cada ojo para leer una página distinta) y apenas tardaba una hora en memorizar un libro, reteniendo de un modo preciso e instantáneo la información. De modo que consiguió adquirir una enorme cantidad de conocimiento que abarcaba distintos ámbitos: desde la geografía hasta la literatura, pasando por música, historia, filosofía.

No tenía ningún tipo de aptitud musical (debido a sus limitadas capacidades motrices) pero era capaz de escuchar cualquier canción y tocarla en un piano. Era además un GPS humano. Conocía de memoria todos los mapas de EE. UU., podía explicar exactamente cómo llegar de una ciudad a otra detallando qué carreteras y calles tomar.

Su capacidad de almacenar información era virtualmente ilimitada. Sin embargo, no entendía lo que retenía porque necesitaba pensarlo.

En el 2004 la NASA examinó a Peek con una serie de exámenes mientras se le grababa mediante tomografía y resonancia magnética para intentar recrear una visión tridimensional de la estructura de su cerebro. Fue la primera tentativa mediante el uso de tecnología moderna para intentar descubrir por qué una persona con un cerebro discapacitado es capaz de hacer tales cosas.

A diferencia de otros savants, Kim había mostrado una gran progresión social, relacionándose con gente desconocida por medio de sus demostraciones. Tenía un calendario exacto de 10.000 años en la cabeza con lo cual era fácil para él decirle a cualquier persona tras oír su fecha de nacimiento qué día de la semana nació y cuándo se jubilaría. Todo aquello despertaba la admiración de cuantos le escuchaban.

2 thoughts on “AUTISMO, LOS SAVANT Y KIM PEEK

Responder a Blog de laguiatravel.com Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website