EL MURCIELAGO DE RON BACARDI


Don Facundo Bacardí fue un emigrante de Sitges (Barcelona) que llegó a Cuba y fundó el ron Bacardí en la segunda mitad del siglo XIX.

Por lo visto, la mujer de Don Facundo, Amalia Lucía, al entrar en la primera destilería de Bacardí, observó que en el techo vivía una colonia de murciélagos. Para la población local, estaba extendida la creencia de que los murciélagos traían salud, fortuna y unidad familiar.

Por tanto, su propuesta fue que el símbolo del ron no fuera otro que el mamífero volador. El murciélago –como dieron fe los cronistas locales- confirió a su ron buena fortuna y poderes mágicos añadidos.

Si quieres leer más http://www.laguiatravel.com/cuba.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website