LA GUERRA DEL VIETNAM – PARTE I

GUERRA DEL VIETNAM

Los Estados Unidos, después de que los franceses dejaran Indochina en 1959 (colonia francesa formada por Laos, Camboya y Vietnam) ocuparon Vietnam de Sur nombrando como presidente a un aliado, Diem. Desde Saigón (capital de Vietnam del Sur) podrían tener controlado a Ho Chi Minh, dictador comunista que había ganado las elecciones años atrás en el norte.

Sin embargo, distintas causas llevaron al enfrentamiento armado entre Vietnam del Sur, apoyado por Estados Unidos, y Vietnam del Norte, apoyados por la URSS y China. Uno de ellos fue que Diem, presidente nombrado por Occidente, empezó a sobrepasarse y a asesinar impunemente a quien profesase una religión distinta a la católica. Finalmente, la CIA tuvo que acabar con su vida, dos meses antes de la muerte de Kennedy en 1963. Ese desgobierno fue aprovechado por Ho Chi Minh.

Otra causa fue que la Guerra Fría cada vez generaba más tensión, con lo que Vietnam se convirtió en el campo de pruebas de Estados Unidos y la Unión Soviética.

Sin embargo, como tantas veces ha sucedido, la excusa fue un supuesto ataque a un barco americano en el Golfo de Tonkin (Bahía de Halong) en 1964.

Desde el norte, Ho Chi Minh enviaba armamento facilitado por la URSS y China al Vietcong (militares comunistas) a través de un ferrocarril que cruzaba a través de la jungla del norte al sur. En el sur, las armas las armas llegaban a un entramado de túneles cerca de Saigón.

Estos túneles se conocían como Los Túneles de Cu Chi: 250 kilómetros de túneles de unos 80 x 100 centímetros, es decir, justo para que cupiera un vietnamita pero no un occidental. Estos túneles tenían tres niveles subterráneos, y el tercero llegaba a estar 12 metros bajo tierra. A través de ellos se escondían, se movían, y atacaban a los Marines.

El ejército americano llego a conocer que existían estos túneles bajo la jungla, pero no los localizó. Tal era su desconcierto que llegaron a construir su base central justo encima de los túneles, situación que fue aprovechada por los Vietcongs para atacar la base.

Adicionalmente, los vietcongs distribuyeron por toda la jungla, una serie de trampas medievales, que provocaron la absoluta locura en el ejército americano. Esta locura llegó hasta tal punto que decidieron contratacar con armamento químico: el agente naranja (cuyas consecuencias devastadoras todavía persisten y es fácil encontrar víctimas del agente naranja por las calles adyacentes a los mercados de Saigón), el napalm o gasolina gelatinosa (ácido fosfórico), que arrasaba la selva y la convertía en terreno lunar, etc.

El ejército americano llegó a denominar la zona de los Túneles como Área Libre de Fuego, esto era, que cualquier bombardero (B-52) o cazas a los que les sobrase napalm, agente naranja… lo podía lanzar en esa zona sin permiso de ningún oficial. La idea era (tal y como dijo el General LeMay americano: bombardear Vietnam hasta hacerlo volver a la Edad Piedra).

Dos de las cosas que más me impresionaron en Vietnam fueron los túneles (de los que tras avanzar escasos metros me salí de la claustrofobia que provocaban) y los efectos del agente naranja, primero en fotografías, y después en directo. En el museo de la Guerra de Vietnam conservan fetos de siameses, y docenas de fotografías de niños y adultos con las peores malformaciones imaginadas. Una auténtica casa de los horrores.

2 thoughts on “LA GUERRA DEL VIETNAM – PARTE I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website