EL GENOCIDIO DE POL POT Y SUS JEMERES ROJOS

KILLING TREE CAMBODJA

El próximo minirelato no os va a gustar…

¿Os imagináis que un día llega a vuestra ciudad un ejército y os obliga a emigrar al campo llevando con vosotros solamente lo puesto? Las ciudades se quedan desiertas y tan solo estorban los heridos, las maletas rotas, los bebés llorando extraviados y ancianos que caen  exhaustos en el suelo… temiendo el seguro tiro de gracia.

Ese éxodo está formado por más de dos millones de personas, que se agolpan caminando sobre el barro, pisándose entre ellas, entre gritos, lloros y la mirada incesante de unos soldados armados, con un pañuelo rojo en su frente.

Tras horas de caminar, esa población temerosa llega a una enorme explanada… Allí les hablan en francés o en inglés, para detectar cuáles están formados y cuáles no… Les preguntan quiénes son médicos, ingenieros, profesores… y los que levantan la mano, esperando un mejor trato, son llevados a una estepa y fusilados… El deseo de una sociedad no formada. La vuelta a los orígenes, a la medicina oriental olvidando los avances tecnológicos…

Los adultos deben trabajar en el campo, así que los bebés son un impedimento. Las crías son arrancadas de los brazos de sus madres y los soldados estampan sus pequeños cráneos en un árbol frente a ellas… mientras que la música a todo volumen ensordece los gritos… los gritos del silencio.

Todo aquel que lleva algún lujo, sean unas gafas o un reloj, o una necesaria pierna ortopédica… es apartado y fusilado… Los soldados juegan con ellos. Les acercan una taza colgando de un asa del cañón de su fusil, y cuando se acercan a beber, disparan a quemarropa.

Sólo dejarán una población rural. Así se limita el riesgo a que haya oposición. Estos trabajarán recolectando arroz para el ejército… nada más… no se permitirá que coman otra cosa que no sea arroz, y vivirán hacinados en las estrechas cabañas húmedas y mugrientas al lado de su campo de trabajo. Asistirán a clases de doctrina, doctrina maoísta evidentemente, y su sociedad estará vigilada por niños entrenados por los Jemeres Rojos… niños que no están contaminados por el pasado, a quienes se les ha inculcado que Dios ha muerto y que hay que seguir la doctrina de Pol Pot… el mayor genocida del siglo XX en porcentaje de población asesinada respecto a la total.

Bajo el gobierno de terror de Pol Pot y sus Jemeres Rojos, se mataron a tres millones de camboyanos de una población total de 7,3 millones. Otros tantos acabaron mutilados, y muchos desaparecidos. La guerra empezó en 1975 cuando los americanos abandonaron Phnom Penh, capital de Camboya, donde habían residido tras su rendición en Vietnam (1972), para controlar de cerca el avance del Viet Cong. Por lo visto, su repentina huida de Camboya vino motivada también por una serie de bombardeos de los B-52 americanos en la frontera con Vietnam. Esto provocó que el ejército comunista camboyano, se levantara en armas y fuera hacia la capital del país. Una vez allí, y recibidos como héroes ya que la población creía que con ellos acababan los esporádicos enfrentamientos con los americanos, empezó la peor de las pesadillas, iniciada con la expulsión, el éxodo de la población de la capital al campo.

Pot quiso recuperar el Imperio Jemer, que reinó a principios del siglo IX hasta el siglo XV, ocupando la actual Tailandia, Laos, Camboya, Vietnam, parte de Birmania y Malasia… y creando maravillas arquitectónicas tales como los Templos de Angkor. Sin embargo, la grandeza de Ios jemeres la interpretó Pot como el holocausto cobarde de una población que vivía al margen de los conflictos bélicos del sudeste.

Su crueldad fue tal, que la gente que visita los “Killing Fields”, los campos de exterminio, a las afueras de la capital de Camboya, se les humedecen los ojos cuando todavía caminan por una estepa que siguen habiendo restos de tejidos, huesos humanos, cabezas de muñecas y casquetes de bala. Y es que tan sólo hace 34 años que acabó la guerra civil camboyana. La misma edad de media de la población Camboyana.

Sugerencia: Película “The Killing Fields” (Los gritos del silencio), película de 1984 basada en un hecho real. Ganó tres Oscars en 1984 y está protagonizada por Sam Waterston, Haing S. Ngor y John Malkovich.

One thought on “EL GENOCIDIO DE POL POT Y SUS JEMERES ROJOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website