LAS MARAS EN GUATEMALA

Mara viene de “pandilla”: un grupo de personas que comparten una misma identidad. Estas maras se iniciaron como grupos de amigos que se juntaban para divertirse pero, en algunas ocasiones, esta diversión se convirtió en libertinaje, al sumársele pobreza, desocupación, necesidad de aceptación por un grupo y, en algunos casos, existiendo un componente de desequilibrio psicológico derivado de algún tipo de violencia del pasado, ya sea en el seno de la propia  familia u otros trastornos en la juventud como los enfrentamientos paramilitares en determinados países.

Las maras originariamente se crearon en las calles de Los Ángeles, siendo los mexicanos los primeros en fundarlas. Con el tiempo y las constantes deportaciones a sus países de origen, lograron un entrecruce de culturas en tan poco tiempo que ni tan siquiera los sociólogos tuvieron tiempo de afrontar su integración.

Hoy en día, el recuento de maras que hay en Guatemala es inexacto, probablemente haya más de 300 solo en la capital. Las maras controlan hoy en día, el tráfico de drogas, la venta de órganos, secuestros, o robo a mano armada. Es el producto de una sociedad regida durante años por militares, donde un número no desdeñable de individuos son “hijos de la guerra” (descendientes de padres guerrilleros asesinados o desaparecidos).

Recuerdo a la salida de la capital, camino de La Antigua, como podía distinguir botas colgadas de los tendidos eléctricos demarcando donde empezaba  el territorio de una pandilla y donde acababa el de otra.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/guatemala.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website