NAVY JACK: CRUZANDO ALABAMA EN DESCAPOTABLE

navy jack

A principios de noviembre de 2001, junto con Marcos y Ghislain nos subimos a Marylin, el descapotable automático que nos compramos en Atlanta (y que nos costó lo mismo que un teléfono móvil sencillito… de ahí los achaques continuos de Marylin), y decidimos cruzar los Estados de Georgia, Alabama, Mississipi y acabar en  New Orleans, Lousiana.

El trayecto es tan mágico que nos imbuimos en la “american way of life” y compramos una bandera que colocamos en la antena del descapotable. Con ella seguimos surcando los cientos de millas de carreteras infinitas del sur mientras escuchamos “Sweet home Alabama” de Lynyrd Skynyrd, una y otra vez.

Entrando en New Orleans, en el primer semáforo se nos acerca un joven afroamericano y nos dice con semblante serio: “si no queréis acabar con un tiro en la sien, yo de vosotros retiraría esa bandera de la antena… es la Navy Jack…”. Tres frases simples, concisas… mensaje de emisor a receptor directo… la grandeza del idioma… Los tres gallitos europeos suben el capó, bajan la música y tras tragar saliva, esconden en tiempo récord la banderita de marras…

La Navy Jack o bandera de la Conferederación… Su exhibición es un asunto polémico que desencadena sentimientos encontrados. Para muchos habitantes de los estados del Sur es simplemente un símbolo de su pasado y de orgullo hacia sus ancestros. Otros la ven como un símbolo de la institución de la esclavitud, que tanto los humilló y pisoteó.

Fue la segunda bandera de la confederación, de 1863 a 1865, conocida por la “impoluta”, para referirse a la «intachable virtud y honor de los sureños y su lucha por la independencia de la tiranía y la agresión de los estados del Norte». Estaba formada por los 13 estados del sur que formaban la Confederación, y que defendían la esclavitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website