AL OTRO LADO DEL MURO

belen palestina

Nos dirigimos a las afueras de Jerusalén para visitar Belén, ciudad en territorio palestino, por lo tanto, al otro lado del conocido muro que divide Israel del supuesto Estado Palestino. A este muro se le conoce también como “muro de la vergüenza” o “muro del olvido”, por la triste y dolorosa similitud con el muro que dividió Berlín durante décadas.

Para cruzar el muro, debemos pasar por un control fronterizo donde hay un detector de metales. ¿Imagináis que cada vez que quisierais cambiar de ciudad, tuvierais que pasar por un detector de metales o que os hicieran enseñar qué lleváis en las bolsas?

Después conocemos a Jorge, un guía cristiano palestino. Nos cuenta lo difícil que es ser cristiano en Belén, puesto que predominan los musulmanes, y a su vez palestino, por el conflicto abierto con los judíos.

Él nos guía a la Iglesia de la Natividad. El lugar de la Natividad no es un establo, como así aprendimos de la tradición cristiana. En realidad es una gruta, pero la traducción del evangelio, que inicialmente estaba en griego, no se hizo correctamente. En la mayoría de casas palestinas tienen esas grutas para guardar animales o como bodega.

Volvemos a la frontera donde Saliva, otro cristiano palestino, nos cuenta con extrema crudeza la situación en Palestina. Él dice que el muro no se ha construido para prevenir a los judíos de las bombas de los suicidas, sino para marcar las fronteras del futuro Estado Palestino. Es por ello que el muro lo construyen rodeando la ciudad santa, es decir, dejando la mayor parte de Jerusalén dentro del Estado de Israel… Al final, ese es el tesoro que interesa a Israel.

Si quieres leer más, visita http://www.laguiatravel.com/tierra_santa.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website